• Jue. Oct 21st, 2021

Chucho Valdés, 80 cumpleaños: “Ahora comienzo mi segunda adolescencia”

Bycivcmultimedios

Oct 5, 2021

El músico cubano celebra sobre el escenario, sin pensar en retiradas y con nuevos proyectos musicales bajo el brazo

Siempre se sube con las mismas ganas al escenario, pero, después llevar un tiempo alejado por la pandemia del covid, Chucho Valdés, el pasado verano lo hizo con más energía y emoción. Estuvo ofreciendo su arte por la ancha geografía española, desde el sur, desde Cádiz o Málaga, hasta el norte, en Huesca.

Con motivo de su vuelta a los escenarios le entrevistamos en Madrid y aprovechamos para felicitarle, por adelantado, su cercano cumpleaños, el 9 de octubre. En su sencillez humana, equivalente a su grandeza artística.

De tal palo, tal astilla

Dionisio Jesús Valdés Rodríguez nació en 1941 en Quivicán, en el mismo lugar y día -9 de octubre- que su padre, el gran pianista de jazz Bebo Valdés (1918-2018).

Chucho Valdés, “el hijo Bebo” -como le gusta recordar a él que le llamaban-, orgulloso de su padre, heredó el mismo don artístico que su progenitor -inolvidable piano de Lágrimas Negras junto a Diego El Cigala- y se ha convertido en uno de los más grandes pianistas de jazz de todos los tiempos. “No. A Bebo Valdés no llego, él es insuperable, créame. Bebo fue un genio al piano”, dice con la tremenda humildad que derrocha, también congénita.

Con nueve discos Grammy a sus espaldas, Chucho sigue activo en la música, sin ganas ni pensamientos de retirarse. Al revés, sigue rodeado de los músicos que conforman, junto a él, su cuarteto, con Georvis Pico Milian a la batería, Reinier Elizarde Ruano en el contrabajo y Pedro Pablo Rodríguez Mireles en la percusión.

Interpretaron en la última gira una selección de los mejores temas de los discos que han obtenido premios Grammy -ya van nueve- , “y algunos estrenos y música cubana para mover la cintura”.

Chucho recuperó alguna pieza de su gran éxito disco “Jazz Batá 2”, ganador del Grammy Latino al Mejor Álbum de Jazz Latino 2019.

Además de mantener vivo el piano jazz afrocubano, y el virtuosismo de su padre Bebo, Chucho fue el fundador del grupo Irakere, una escuela y un referente de la música cubana y cantera de grandes artistas y compositores latinos.

“Estudié la carrera de Magisterio, además de la música. Enseñar es muy importante, pero al mismo tiempo se aprende mucho y, como he hecho desde mi grupo Irakere, he guiado a las nuevas generaciones de músicos, no solo en Cuba, sino en otras partes del mundo”, nos confesaba.

Chucho fue siempre “el hijo de bebo”

Chucho empezó a tocar con 4 años y a recibir clases de piano y solfeo con 5, fue un niño prodigio sin ser consciente de serlo. “Con 14 años ya estaba titulado en música y empecé a actuar con 15. Creo que he sido el admirador más grande de Bebo Valdés. Un músico excelente, gran padre, y a la vez un excelente maestro, muy exigente”.

“Mis Padres, Bebo Valdés y Pilar Rodríguez, fueron la mejor escuela que puede tener y el mejor ejemplo. Fuimos pobres, si, como tantos, pero también un privilegiado. Mi papá me enseñó la disciplina, el esfuerzo, y el respeto por la música, y mi madre -que cantaba muy bien- me enseñó el arte del acompañamiento: ¡tremenda escuela! ¿no le parece?, indicaba.

“Todos mis hijos son músicos, además de Chuchito y, ahora, también mis nietos. Casi todos son músicos y buenos, y están ahí trabajando duro, o están relacionados con el mundo artístico”, afirmaba Chucho.

Dejamos su infancia dura que le tocó vivir. Su padre, Bebo se expatrió aprovechando una gira por Europa y decidió no volver a Cuba por la situación política, juró no volver hasta que cambiara la dictadura… Bebo se estableció en Suecia y formó otra familia en Estocolmo.

“Él era mi referencia y mi ídolo. Estuvimos sin verlo más de 18 años, fue duro. No hubo reproches, pero tuve que acelerar todo. Me quedé de padre de familia. Me pidió que los cuidara y me hice cargo de todas las cosas con solo 19 años. Con esa edad tuve que ser adulto. Aquello me ayudó a madurar. Después nos reunimos con él. Tuvimos un gran reencuentro”.

Pilar no llegó a tiempo, falleció antes. Bebo vivió en Benalmádena, un pueblo costero español de la provincia de Málaga donde mantienen la casa familiar y falleció hace ocho años, a los 94 años.

Leer mas.

Share Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Open chat